BMW Z8 veinte años de pelicula

Dos décadas han pasado ya desde que la marca germana lanzara al mercado el bmw Z8. Quizás en estos 20 años ha dado tiempo a asimilar, lo que este bello roadster significó para el público y la prensa en general. Un automóvil totalmente artesanal y con un concepto diferente y único.

La historia del BMW Z8 se remonta a tres años antes cuando la marca de la hélice, presentó en el salón de Tokio de 1997 un prototipo denominado Z07. Un poco a modo de prueba, buscaba captar la atención del público y desgranar las intenciones de este, hacia un vehículo exclusivo y diferente a lo visto hasta ese momento.

De algún manera BMW quería regresar al mercado de los roadster, 43 años después de su aclamado 507, por la puerta grande. Si bien es cierto que ya contaba con el Z3 entre sus filas, necesitaba crear algo más importante que la sirviera para poder luchar de tú a tú con los SL de Mercedes y siendo a la vez lo más rompedor posible dentro del segmento.

BMW Z8 vista lateral
BMW Z8 vista lateral

Con las ideas aclaradas totalmente, la marca germana remozó el diseño de Z07, con el consiguiente nacimiento de nuestro protagonista en 1999. Y qué mejor manera que presentarlo al mundo que cederlo a James Bond, 007, para su nueva aventura televisiva “The world is not enough” .

El BMW Z8 representó la vuelta de la marca germana al segmento de los roadster exclusivos, más de cuatro décadas después 

Una vez puesto en escena el Z8 tan solo estuvo durante tres años en producción, cesándose esta en 2003 con 5703 unidades vendidas, además de una serie limitada de 555 unidades que se cedieron al preparador alpina. Esta última hornada, llevaba un bloque distinto al del Z8 en origen. Para este ocasión el 4.8 l de 8 cilindros en V de la marca era el elegido por el preparador alemán y como novedad más importante era el uso de un cambio automático de 5 relaciones en vez de manual.

BMW Z8 vista mecánica
BMW Z8 vista mecánica

El BMW Z8 se ensambló sobre un chasis de aluminio para así contener el peso. Con una estética musculosa, su capó alargado y formas redondeadas delimitaban milimétricamente la carrocería. Mecánicamente se usó el bloque del M5 coetáneo, un 4.9 litros con 400 cv de potencia a 6.600 rpm y con un par de 500 nm a tan solo 3800  rpm. Todo ello asociado a un cambio manual, sin opción de automático, de 6 velocidades.

Con estas cifras el coche de 007, lograba unas prestaciones de vértigo, alcanzando los 250 km/h, aunque la velocidad máxima estaba auto limitada electrónicamente y con una aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 4,7 segundos. Además conseguía unas recuperaciones brillantes, como pasar de 80 a 120 km/h en su marcha más larga en tan solo 7,3 segundos.

BMW Z8 vista trasera
BMW Z8 vista trasera

Para poder digerir tanta potencia en su eje posterior, se empleaban llantas específicas de 18 pulgadas, con neumáticos 245/45 delante y 275/40 en su parte trasera. Dentro de ellas un juego de discos de 334 mm en el tren delantero y 328 mm en la parte posterior, se encargaban de frenar los más de 1600 kilos del Z8.

Con un motor V8 de 4.9 litros y 400 cv de potencia el Z8 goza de unas prestaciones de primer nivel

Los elementos electrónicos también estaban ahí para mejorar aún más si cabe la conducción del Z8. Ayudado por un control de estabilidad y tracción denominado DSC, el coche se comportaba de manera ejemplar, siendo su nivel de paso por curva y aplomo excepcional.

No solamente la figura del BMW Z8 era única y especial. El equipo de diseño de la marca, realizó un trabajo interior a la altura, para diferenciar a su coche de cualquier otro fabricado en ese momento. Con grandes reminiscencias a los roadster de los 50 y los 60, y sobre todo a su abuelo el 507, un estilo minimalista reinaba en el interior.

BMW Z8 puesto de mando
BMW Z8 puesto de mando

El cuadro de relojes situado en el centro del salpicadero, o su volante de tres brazos metálicos de aspecto retro, eran señas del Z8. Justo debajo de los relojes estaban las salidas de aire y debajo de estas los mandos para el control de las mismas.

Cabe destacar la infinidad de extras que montaba de serie, desde asientos de piel con reglaje eléctrico, equipo de sonido y navegación específico, teléfono integrado, etc. Tan solo un techo duro, era el único opcional que tenía como disponible.

Con sistemas tan novedosos como el runflat o los faros con iluminación de neón, el BMW Z8 fue pionero a la par de mantener el clasicismo en su diseño

Este Z8 estrenó un equipo de iluminación donde tanto sus intermitentes como luces traseras, portaban faros de neón. También es digno de mencionar el sistema Runflat que permitía recorrer unos cientos de kilómetros con la rueda pinchada, dado que el perfil de sus cubiertas, era macizo. A la postre, se usó en otros vehículos de la marca años después.

BMW Z8 Alpina
BMW Z8 Alpina

 

Lo que está claro, es que este BMW sea posiblemente el coche en serie más especial que ha creado la marca germana hasta el día de hoy, conjunto con el M1, o el actual i8. Un vehículo que quedará para el recuerdo de los amantes de la automoción y que en la actualidad duplica el precio de tarifa con el que se comercializaba hace ya dos décadas. Los más mundanos seguiremos escribiendo sobre él, esperando dentro de otros 20 años, poder seguir recordándolo con la misma satisfacción.

Yamaha VMax 1200 Nacida para acelerar

La Yamaha VMax 1200 rompió todos los moldes hasta ahora conocidos en una moto. En un mezcla variopinta de diferentes segmentos, esta Macho Bike, tenia en unas aceleraciones fulgurantes, su carta de presentación.

Esta fué la idea con la se gestó la Yamaha VMax en 1984. Una moto para cubrir el cuarto de milla de la manera más rápida que se había podido cronometrar hasta el momento en una moto de producción. Presentada en el salón internacional de Las Vegas en 1984, fue puesta en los concesionarios estadounidenses unos meses después.

El CEO del proyecto Akira Araki, conjunto con la ayuda de los ingenieros Ashihara (diseño de motores) y  Kurachi (diseño de chasis), plasmó los trazos que llevarían hasta la nueva motocicleta de la marca nipona y tal fue el éxito cosechado por el modelo que se mantuvo desde 1985 hasta 2007 casi inalterada dentro de su lista de modelos disponibles.

Yamaha VMax tren delantero
Yamaha VMax tren delantero

Su motor V4 a 70º de 1198 cc estaba anclado a un chasis de doble cuna fabricado en acero. La suspensión delantera corría a cargo de una horquilla telehidraulica, oleoneumatica, con barras de 40 mm. En la parte trasera un brazo basculante con sendos amortiguadores, hacían el trabajo pertinente. Para poder frenar a este monstruo, se optó por un doble disco de 280 mm y pinza de doble pistón en su tren delantero. Un simple disco de las mismas dimensiones con pinza también de dos pistones conformaban la parte posterior. La transmisión esta vez por cardan y de 5 velocidades, con embrague multidisco en baño aceite. La alimentación corre a cargo de una batería de 4 carburadores Mikuni de 38 mm de paso y la culata con cuatro válvulas por cilindro y refrigeración liquida.

La Yamaha VMax 1200 marcó un antes y después en el mundo de las motocicletas de altas prestaciones

La Yamaha V-Max, con una potencia de 144 cv a la rueda a 8.500 rpm, conseguía unas prestaciones de infarto y hasta ahora inéditas en una moto de su segmento. Con una velocidad punta cercana a los 240 km/h y unas aceleraciones de infarto, la colocaban como la referencia entre las Macho-Bike del momento. Según publicaciones del momento, no había nada matriculable que tuviera el mismo poder de aceleración.

Yamaha VMax vista lateral
Yamaha VMax vista lateral

En pruebas comparativas con el que en ese tiempo era el deportivo del momento, el Ferrari F40, dejaban en evidencia el poderío de la VMax. Los datos oficiales del F40 eran una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,82 s, frente a los 2,94 s de nuestra protagonista. De 0 a 200 km/h en 13,22 s para el italiano, por los 13,11 s de la nipona. Lo mismo ocurría si nos centramos en metros recorridos. De 0 a 400 m el F40 tardaba en recorrerlos 12,36 s, mientras que la Yamaha lo hacía en 11,17 s. Por ultimo en un tramo de 1.000 m, el deportivo de Ferrari necesitaba 23,25 s para cubrir la distancia y la VMax se conformaba con 21,69 s.

La VMax era capaz de acelerar más rápido que cualquier otro vehículo matriculable

Con estos datos tan incontestables como era de esperar, su imagen y credibilidad se vio acrecentada por los forofos de este tipo de motos y pronto Yamaha empezó a recibir llamadas desde Europa, pidiéndole encarecidamente que se llevara a cabo allí también, la distribución de la motocicleta. Al final la marca no tuvo mas remedio que ceder ante las exigencias de sus socios en el viejo continente.

Yamaha VMax motor Vboost
Yamaha VMax motor Vboost

El mayor problema era la limitación de potencia a la que se enfrentaba la Yamaha dadas las restricciones comunitarias que se vivían en ese momento y por el que tuvo que reconfigurar su motor, suprimiendo su sistema Vboost, el mismo que lograba que el insulso motor que se montaba en otros modelos de la marca y rendía 90 cv, subiera su potencia hasta los 145 cv. Después de los retoques mencionados, se empezó a servir a los concesionarios europeos con unos modestos 100 cv, que aunque no insuficientes, si que la dejaban sin el poderío característico de su hermana la “Full Power“.

La Yamaha VMax llego a Europa unos años después, pero con su potencia limitada a 100 cv 

Entrando en detalles de esta esplendida Macho Bike, podemos mencionar su falso deposito, las dos grandes tomas de aire laterales o su llanta trasera lenticular de 15 pulgadas y calzada con un insuficiente 150/70/15, que como hemos de presuponer, duraba menos que un caramelo en la puerta de un colegio, si nos dedicábamos a disfrutar de las virtudes de la VMax.

Yamaha VMax cuadro de mandos
Yamaha VMax cuadro de mandos

El deposito bajo el sillón, para bajar al máximo el centro de gravedad o el tablero de relojes encima de su falso deposito, son otros de los detalles de esta bella americana. Además es también de recibo mencionar a modo de critica, su escueto deposito de 15 litros de combustible, que unido a sus prestaciones y consumos medios de 10 litros, hacían de la autonomista, un concepto poco unido al modelo. Todo ello unido a un peso en seco de 260 kilos, que no ayudaba mucho para mejorar los consumos de esta moto.

 

A día de hoy tenemos la actual VMax de 1700 cc y 200 cv, que sigue manteniendo la filosofía Macho bike de su antecesora, pero que gracias a las nuevas tecnologías, nada tiene que ver con aquella moto “malota” y peligrosa que ajusticiaba a todo lo que se movía entre semáforo y semáforo. Aquello pasó a la historia y como tal hoy nos queda el recuerdo de la VMax 1200 como algo único y maravilloso en el mundo de las dos ruedas.

 

Bibliografia:                                                                                                                                            Mensual de ” La moto ” Agosto de 1991.                              http://www.vmaxspain.es/historia-vmax.html

 

 

Citroën SM adelantado a su tiempo

El Citroën SM representa el summun de la marca. Con una mecánica procedente de Maserati y un derroche tecnológico para la época, marcó un hito en la historia del automovilismo.

Si de algo se ha caracterizado la marca francesa siempre, ha sido de crear automóviles diferentes a los de la competencia, usando tecnologías y elementos mecánicos, casi en exclusiva. Gracias a este concepto de fabricación de la marca a lo largo de su historia, a día de hoy podemos gozar de automóviles como nuestro protagonista, el Citroën SM posiblemente uno de los Citroën más exclusivos de la historia, dentro y fuera de la marca.

El Citroën SM pasará a la historia como uno de los automóviles mas revolucionarios de la historia

El SM, siglas provenientes de Sport Maserati, fue presentado en el salón de Ginebra en marzo de 1970, justo dos años después de que Citroën si hiciera con la marca italiana y decidiera la creación de un gran coupe, en el que la suavidad, elegancia, deportividad y confort fueran cogidos de la mano.

Citroën SM vista lateral
Citroën SM vista lateral

Con estas directrices, Robert Opron crea las líneas de este SM asemejándose más a una nave espacial que a un automóvil, destacando una gran zona acristalada, con un frontal presidido por seis faros independientes y tan solo dos puertas laterales. El motor por el que se opta para la versión inicial de 1970, es de origen Maserati con 6 cilindros en V calados a 90º, similar al de 8 cilindros montado en el México, pero totalmente de nuevo diseño y con un cubicaje de 2670 cc. Algunas fuentes siempre indicaron que se usó el de 8 cilindros al que se le quitaron dos de estos, por lo que existen contradicciones en este tema.

Para su presentación al público la marca lo cataloga como “el vehículo más rápido del mundo con tracción delantera” y no mentía. El Citroën SM conseguía una velocidad punta de 220 km/h, necesitando 9,3 segundos para pasar de 0 a 100 km/h. El propulsor de origen alimentado por 3 carburadores de doble cuerpo firmado por Weber y 170 cv de potencia, aunaba suavidad y prestaciones de una manera excepcional.

Citroën SM parte trasera
Citroën SM parte trasera

 

Además de prestaciones y diseño este espectacular SM recurre a soluciones técnicas inéditas hasta el momento y otras ya usadas por la marca en sus veteranos DS. A la ya conocida suspensión hidroneumática regulable hasta en tres posiciones desde una palanca en el lateral del sillón del conductor, se le unían elementos tan novedosos como la dirección con retorno automático, nunca antes montada en un automóvil, discos de freno en las cuatro ruedas, faros orientables con el giro de volante y auto-nivelantes dependiendo del peso e inclinación del vehículo, para mantener así el haz de luz siempre horizontal o llantas específicas de 15 pulgadas fabricadas en fibra de carbono.

El SM ” su majestad ” se presentó como el coche mas rápido del mundo de tracción delantera, con una velocidad punta de 220 km/h

Dentro del vehículo teníamos elementos de confort, como la regulación en altura y profundidad de la dirección, asientos ergonómicos con tapicería de piel opcional, radiocasete entre las banquetas con antena eléctrica, cristales ahumados o el cierre centralizado. Además de diversos indicadores para las temperaturas de aceite y agua, o el nivel de combustible entre otras.

En 1972 ” su majestad ” recibe algunos cambios y entre ellos y el más novedoso es la incorporación de inyección electrónica. Además se aumenta la sección de sus neumáticos hasta los 205 mm, antes de 195 mm, manteniéndose las llantas de 15 pulgadas. Con estos retoques, el SM incrementa su potencia hasta los 178 cv, y su velocidad punta roza los 230 km/h.

Citroën SM parte mecánica
Citroën SM parte mecánica

 

Un año más tarde se presenta para el mercado una nueva versión, esta vez con cambio automático de 3 relaciones y un incremento de cilindrada hasta los 3 litros, aunque inexplicablemente se vuelve a recurrir al sistema de carburación. Ese mismo año Johan Cruyff ficha por el F.C Barcelona y se le fotografía en varias publicaciones de la época con su flamante SM del que tuvo hasta dos unidades, una matriculada en su país de origen y otra que adquirió estando ya en España.

Con la llegada de la crisis del petróleo y la adquisición de Citroën por parte de Peugeot, la marca del león decide en 1975 cesar la fabricación del SM que hasta ese momento había conseguido vender 12920 unidades, de las cuales tan solo 80 fueron matriculadas en nuestro país, teniendo en cuenta su altísimo precio comparable al de un mismísimo Ferrari Dino o más caro incluso que el Porsche 911 coetáneo.

Citroën SM Habitáculo
Citroën SM Habitáculo

Tan abrupta fue su salida del mercado, que Citroën disponía de casi 200 unidades prácticamente ensambladas y Peugeot las mando achatarrar. La marca francesa no quería seguir metiendo dinero en un proyecto que había costado sudor y lágrimas a los de Citroën. La falta de fiabilidad de algunas unidades, por problemas de temperatura o fugas de gasolina en sus sistemas de inyección con los consiguientes incendios, decantaron la balanza hacia la desaparición del modelo.

En la actualidad el Citroën SM es un coche de culto para los amantes de los automóviles clásicos

Algo también curioso y a resaltar de “su majestad”, fueron las diferentes versiones que  se crearon del modelo a manos de carroceros de la época, incluso una destinada a las pistas y que se alzó con el triunfo en 1971 en el rallye de Marruecos. Además de este, Henri Chapron creo una versión cabrío de la que solo se fabricaron 7 unidades y dos de ellas se matricularon en España. También una versión targa  por el diseñador Heuliez en el que destacaba su curioso techo retráctil por listones, o un interior con el salpicadero y volante, totalmente en alcántara. De esta versión tan particular, tan solo se conoce una unidad.

Citroën SM cuadro de mandos
Citroën SM cuadro de mandos

 

Aparte de los ya mencionados, hasta en 19 versiones diferentes más, fueron convertidos algunos Citroën SM. La más particular posiblemente y extravagante a la vez, fue la unidad empleada para crear un porta-coches de la mano de Pierre Tissier, que en la actualidad se encuentra en fase de restauración.

A día de hoy el Citroën SM “su majestad”, para muchos, sigue siendo un coche digno de museo, por todo lo que aportó en el momento que se comercializó a nivel tecnológico y de diseño, como lo que supone en la actualidad para forofos de la marca y del mundo del automóvil en general.

Citroën SM Tissier
Citroën SM Tissier

 

De las casi 13.000 unidades fabricadas y vendidas hasta 1974, se calcula que en la actualidad tan solo quedan un 30% de estas, por lo que lo hace aún más especial y codiciado. En el mercado actual, la cotización media de estos vehículos, dependiendo de su motor, historial o acabados, se sitúa en torno a los 30.000 euros. De lo que si estoy casi seguro, que su valor está en alza y de que posiblemente, nunca más volvamos a ver coches así salir de una factoría.

 

Bibliografía:

http://citroensmregembeau.free.fr/                                                                                                    https://www.ultimatecarpage.com                                                                                                      https://es.wikipedia.org/wiki/Citro%C3%ABn_SM                                                                            https://www.sagitta-productions.com/sa-majeste/

Opel Kadett GSi leyenda viva

El Opel Kadett GSI marco una de las mejores épocas de la automoción. Cualquier aficionado al motor deseaba tener uno y a día de hoy, sigue siendo objeto de deseo para muchos.

Desde hacía días preparaba este artículo que os traigo hoy hasta nuestro blog. Entre otras cosas, dejándome llevar un poco por la nostalgia y a la vez por haber sido el propietario  de un Opel Kadett GSi 2.0 litros 8 válvulas a mis 19 años con el carnet recién sacado.

Esto demuestra dos cosas. Primero y lo más importante, mi pasión por los coches desde que era un crío y por lo que este kadett ya era un coche fetiche para mí y para muchos chavales de mi edad en aquella época.

Por otro y no menos importante, la fe depositada de mi madre en mi al escucharme decir el coche que iba a comprar con mis ahorros y no denegármelo de una manera automática, aunque esto es otra historia…

Opel Kadett GSi 16 válvulas 5 puertas
Opel Kadett GSi 16 válvulas 5 puertas

Lo importante aquí es el coche y lo que está claro, es que el Kadett a pesar de su mala fama en algunos aspectos, un poco infundada por nuestra cultura de exagerar las cosas y la costumbre de generar leyendas urbanas, el compacto alemán, fue un bombazo mediático y un super ventas a lo largo de los 7 años que se mantuvo en el mercado.

El Opel Kadett GSi represento desde su llegada, el rival a batir en cuanto a prestaciones se refiere

Presentado en el prestigioso salón de París de 1984, venía para sustituir al kadett D. La puesta en escena no pudo ser mejor y las cifras su carta de recomendación. Porque el primer GSI, con un motor de 1.8 litros y 115 cv, era capaz de superar los 200 km/h, algo inédito hasta ese momento en un vehículo de calle por debajo de los 2 litros de cubicaje.

En esta primera versión, el nuevo kadett se postulaba como el nuevo compacto deportivo a tener como referencia. En carrocería únicamente de 3 puertas y con un equipamiento bastante parco, las prestaciones eran su mayor virtud.

Opel Kadett GSi 16 válvulas Champion
Opel Kadett GSi 16 válvulas Champion

En la primera toma de contacto, los probadores y periodistas de la época, ya lo catalogan como difícil de controlar en conducción deportiva. Una dirección demasiado sensible y un tren posterior que no conseguía ser lo suficientemente rígido, para poder gestionar la potencia que se generaba en la parte delantera.

Aun con todo, tal fue el éxito del coche en su llegada al mercado, que en 1985 fue nombrado mejor coche de Europa, algo que por lo general siempre se reservaba a otro tipo de vehículos más racionales, pero que dado el compendio del nuevo GSI lo hacían un coche muy utilizable y a la vez con ese toque deportivo. Con un maletero de 390 litro y portón trasero, el volumen era más que suficiente para un vehículo de su segmento. De hecho en las sucesivas versiones, incluso se incorporó el asiento trasero abatible en dos partes, para poder generar aún más volumen de carga si se precisaba.

Un año más tarde, se incluye dentro de la gama el GSI de 5 puertas. También ese mismo año, la marca alemana presenta un nuevo motor, aun mejor que el 1.8. Esta vez un 2 litros de 8 válvulas, venía a ser nuevamente el que marcará el ritmo del GSI. Con 130 cv y 206 km/h de velocidad punta, se quedaba sin rivales en la categoría en este apartado.

 

Opel Kadett GSi 16 válvulas habitáculo
Opel Kadett GSi 16 válvulas habitáculo

El tren trasero seguía siendo su talón de Aquiles, aunque eso no representaba ningún problema para los compradores del GSI. La versión más deportiva del Kadett, contaba con más del 20% de las ventas totales del modelo, algo impensable en los días que vivimos hoy. El Golf de Volkswagen seguía siendo su competidor más directo. El buen hacer de este, se contradecía con la filosofía del Kadett, mucho más enérgico y peleón.

Otro año tuvo que pasar, para que llegara la versión de 16 válvulas y 156 cv de potencia con culata diseñada en colaboración con  Cosworth. Si el 8 válvulas era enérgico, el de 16 era simplemente un atleta a pleno pulmón. Y es que los datos son demoledores e incluso asombros en determinadas pruebas o comparaciones.

Con un motor portentoso el GSi de 16 válvulas, conseguía batir a rivales de renombre en aceleraciones y recuperaciones 

Un ejemplo de ello eran sus recuperaciones. Saliendo desde 50 km/h en 4ª recorría los 1.000 metros más rápido que un M3 e30. Si con esto no es bastante, también era capaz de batir a este y a un “tal 911”, pasando de 80 a 140 km/h en los 1.000 metros. Quedan claros los argumentos y de lo que era capaz.

Opel Kadett GSi cuadro digital
Opel Kadett GSi cuadro digital

Para rematar la jugada maestra, Opel tenía un coche que además de prestacional, conseguía hacer unos consumos a velocidades legales muy ajustados. Buena parte de ello, era gracias a lo acertado del escalonamiento del cambio, el poco peso del conjunto y una aerodinámica increíblemente eficaz de 0,30 cx. Por otro lado sus neumáticos de sección 185 mm, criticados hasta la saciedad por la prensa del momento por ser insuficientes, le otorgaban aún menos resistencia.

Ese mismo año también se presenta la variante cabrio firmada por el carrocero Bertone. Esta versión nunca fue del gusto de los clientes de la marca, aunque si bien es cierto, que con los años, se ha ido ganado el cariño de estos y en la actualidad empiezan a subir las cotizaciones por esta variante.

Opel Kadett GSi 16 válvulas mecánica
Opel Kadett GSi 16 válvulas mecánica

Así llegamos a 1989, donde el kadett GSI se somete a una profunda revisión, en la que se incorpora un nuevo interior, volante, marcador analógico y extras como los elevalunas, cierre centralizado, espejos eléctricos o la opción sin coste de instalarle el marcador digital. Lo curioso es que en el 8 válvulas, ese mismo marcador seguía siendo el de serie. Como opciones, el ABS, la dirección asistida o el techo solar, estaban a disposición del cliente.

En versiones de 3 y 5 puertas ademas de cabrio, el Opel Kadett GSi estaba preparado para cubrir todas las exigencias de sus futuros propietarios

Respecto al motor, la potencia se rebaja a 150 cv, en algunos países incluso se cataliza, aunque no fue en el caso de España. Un año más tarde y con llegada de nuevos actores sedientos de batalla, como el Golf G60 o el 309 GTI de 160 cv, Opel empieza a pensar en el reemplazo del Kadett GSI, ese que tanto le había dado en los últimos años. Para despedirse a lo grande, crea una versión edición especial, denominada champion, con asientos Recaro en piel, llantas específicas de 15 pulgadas y con solo 200 unidades para nuestro país. Aquí coloquialmente se le denominaba GSI de tres banderas.

Opel Kadett GSi cabrio
Opel Kadett GSi cabrio

En 1991 la marca decide cesar la fabricación de su compacto más vendido hasta el momento. Atrás quedan las leyendas de los Kadett de 167 cv ediciones especiales, o similares, aunque si es cierto que existió una versión en exclusiva para Sudáfrica de 170 cv, denominada Super Boss y del que según diversas fuentes, solo se fabricaron 500 unidades.

A día de hoy el GSI se ha vuelto coche de culto para los más quemados de la marca. Atrás quedo la época en la que era objeto del tunning del más dudoso gusto o protagonista en polígonos y discotecas de renombre de nuestro levante español. Ahora ha pasado a mejor vida y si puedes hacerte con uno, disfrutaras de un coche divertido y eficaz a poco que se mejore un poco sus partes dinámicas.

 

Fuentes para datos tecnicos:

Wikipedia.

Documentos del motor.

Peugeot 406 coupe un francés a la italiana

Peugeot llevaba desde 1984 sin un vehículo con carrocería coupé en su gama. Con la ayuda de Sergio Pininfarina, crearon este 406 cuopé de lineas afiladas e inspiración italiana y el resultado, no pudo ser mejor.

Si hace unos días os hablábamos de un coupé de origen sueco y colaboración inglesa, el c70 de Volvo, hoy os traemos el Peugeot 406 coupé, donde la marca francesa requirió de los servicios del maestro Sergio Pininfarina para la creación de uno de los más bellos coupé de las últimas décadas y que incluso a día de hoy, luce una imagen actual, gozando de unas líneas atemporales.

El Peugeot 406 coupé fue diseñado en colaboración son Pininfarina y ensamblado en fabricas italianas 

La historia de este esbelto coupé, se remonta a finales de 1992 cuando la marca del león ya estaba en negociaciones con el diseñador italiano. Pero no fue hasta los primeros meses de 1996, cuando Peugeot, empezó a mostrar algunas fotografías de lo que sería su nuevo coche. Teniendo en cuenta que su último coupé el 504 había desaparecido hacía más de una década, los 2 de la marca esperaban como agua de mayo el nacimiento de este 406.

Peugeot 406 coupé frontal
Peugeot 406 coupé frontal

Derivado de la berlina, como era ya habitual en los competidores de su segmento, el 406 coupé, compartía plataforma, motorizaciones y elemento mecánicos con esta. El interior aunque similar, no llegaba a ser como el de su hermano de 4 puertas, aunque es cierto que tenía un toque especial que lo hacía diferente, sobre todo en el tema de asientos, paneles de puertas y detalles varios, que le daban un toque más deportivo.

Presentado en 1996, su venta en nuestro país no se produjo hasta un año después

Ese 1996 fue presentado en París, con dos motorizaciones distintas, de 4 y seis cilindros de gasolina. Un 2.0 de 135 cv asociado a una caja de cambios manual de 5 relaciones y un 3.o v6 que se estrenaba con el modelo, motor creado en colaboración con sus paisanos de Renault. La mecánica de 3 litros se podía montar con cambio manual y un automático firmado por Zf de 4 relaciones como opción.

Peugeot 406 coupé lateral
Peugeot 406 coupé lateral

En el verano de 1997 comenzó la comercialización del 406 coupé en algunos países europeos, no así en España, donde tuvimos que esperar hasta finales de ese mismo año para poder disfrutar de modelo.
No fue hasta 1999, cuando el 406 coupé no empezó a recibir cambios para mantenerlo en el candelero junto a sus rivales más directos. No olvidemos que había un gran nicho de mercado con este tipo de automóvil. Bmw con su recién llegada serie 3 e46. Mercedes Benz con un clk inédito en la marca de la estrella. Volvo con su c70 o Lancia con un Kappa que nunca consiguió el reconocimiento del público, más allá de los acérrimos a la marca italiana.

Peugeot 406 coupé mecánica v6
Peugeot 406 coupé mecánica v6

En vista de una competencia feroz, en ese año, Peugeot incorpora un nuevo motor con culata en aluminio que mantiene la cilindrada de 2 litros e incrementa su potencia hasta los 138 cv. Un año más tarde es el mayor de la casa quien sufre una profunda revisión, como consecuencia de las nuevas normativas europeas anticontaminación, mejorándolo tanto en funcionamiento, como en consumos y elevando su potencia hasta los 208 cv.

Con mecánicas de 4 y 6 cilindros, gasolina y diésel, el Peugeot 406 coupé supero todas las expectativas de venta estimadas por la marca francesa

En 2001, la marca francesa vuelve a rizar el rizo con su estilizado coupé, esta vez dotándolo de una mecánica diésel. las nuevas exigencias del mercado, ligadas básicamente al “boom” de los tdi, hacen que Peugeot incorpore un 4 cilindros de 2.2 litros y 136 cv, de funcionamiento muy suave, pero con unas prestaciones muy similares a su homónimo en gasolina de 160 cv que fue presentado un año más tarde, jubilando de este modo al 2.0.

Peugeot 406 coupé habitáculo
Peugeot 406 coupé habitáculo

A lo largo de su vida comercial que duró hasta finales de 2004, el 406 coupé se ha mantenido en el candelero a base de mejoras mecánicas y pequeños retoques estéticos. Dos ediciones especiales, una en el año 2000 dominada “70 aniversario” con algo más de 1300 unidades y otra en 2004 bajo el nombre de “última edizione”, son de relevancia en el modelo.
Con el final de su comercialización se le dio paso al 407 coupe, un coupe con medidas bastante más dilatadas, que no guarda esa silueta afilada tan característica de su antecesor.
A día de hoy podemos encontrar numerosas unidades en el mercado, ya que se fabricaron alrededor de 107.000 vehículos del modelo. El mayor número de estas, pertenecen a las que montan el propulsor diésel, los 2.0 y 2,2 le siguen de cerca terminando con la versión más codiciada que alberga el motor de 6 cilindros.

Peugeot 406 coupé restyling
Peugeot 406 coupé restyling

En la actualidad están bastante infravalorados, pudiendo encontrarlos con el motor de 2 litros desde 1500 euros y los hdi por poco más de 2000. Los v6 suben algo más de precio, pero siguen siendo muy bajos, comparándolos con algunos de sus competidores de la época.
Si te gusta el modelo, no lo dudes. Su refinamiento mecánico y el buen hacer de sus elementos mecánicos, te harán disfrutar de este coupe. Lástima que la marca no apostara por la propulsión trasera, aunque en ese caso ya no sería un Peugeot de pura cepa.

 

Fuentes para datos técnicos:

Documentos del motor

https://es.wikipedia.org/wiki/Peugeot_406

Ultima specs

 

Yamaha YZF R1 “La madre de las deportivas”

La Yamaha R1, representó el inicio en la nueva era de las deportivas. Con ella empezó todo y se escribió el camino a seguir, en el segmento de las superbike, hasta llegar a las deportivas que tenemos en la actualidad.

En 1998 Yamaha se encontraba nuevamente ante un nuevo desafío en la categoría reina de las superbike. Justo dos años antes, Suzuki había dado el campanazo con su espectacular gsxr 750 SRAD, capaz de batir a las que tenía por abajo y por arriba. Una motocicleta, con medidas de supersport y prestaciones de modelos con bastante más potencia.

Yamaha R1 1998 (imagen del constructor)
Yamaha YZF R1 1998 (imagen del constructor)

Pero eso no era suficiente. El nuevo campeonato de superbike, anunciaba la modificación de reglamentación con un cambio de cilindrada, que pasaba de los actuales 750 cc, a los 1000 cc que conocemos en la actualidad. Por ello todas las marcas, se encontraban con motocicletas desfasadas y pesadas, no aptas para tal misión, entre ellas Yamaha.

La Yamaha YZF R1 supuso la revolución en las superbikes del nuevo siglo

Así que a principios de 1998, la marca de los diapasones, dio el campanazo con esta R1. De imagen minimalista y compacta, con soluciones técnicas como el sistema EXUP de escape, chasis deltabox de doble viga de aluminio o el motor portante para reducir inercias, daba buena cuenta de sus intenciones. Si a ello le unimos un motor ultra compacto, de tan solo 65, 3 kilogramos de peso, con 20 válvulas, carburadores Mikuni de 40 mm y unas medidas y geometrías totalmente radicales, nos encontramos ante la que podríamos llamar “La madre de las deportivas”.

Motor Yamaha R1 1998 (imagen del constructor)
Motor Yamaha YZF R1 1998 (imagen del constructor)

 

La Yamaha YZF R1, desde el primer momento, mostró sus cartas sobre la mesa. No estaba hecha para las medias tintas, ni para pilotos inexpertos. Ella traía una nueva dimensión hasta ahora desconocida en el mundo de las dos ruedas. Con 150 cv de potencia declarados y un peso de 177 kilos, buscaba acercarse lo máximo posible, a la ansiada relación 1-1, solamente lograda por motos destinadas meramente a la competición.

Con un motor de 150 cv y 177 cv de potencia, era la motocicleta de calle que mas se había acercado a la relación 1-1 ( 1 kilogramo por cv )

En los medios de la época no salían de su asombro. Era bestial su comportamiento y manejo, incluso por momentos, hasta peligrosa, dado la ligereza de su tren delantero y el tacto que se precisaba para poder llevar al límite semejante caballería.

Yamaha R1 2001 (imagen del constructor)
Yamaha YZF R1 2001 (imagen del constructor)

En el tren delantero precisamente es donde radicaba su mayor defecto, algo más o menos sencillo de solucionar, con la instalación de un amortiguador de dirección.

En el año 2.000 la marca decidió pulir algunos de los detalles de los pecaba su buque insignia, mejorando la curva de potencia y el tacto del motor, Además se le incorporo un nuevo silencioso fabricado en titanio. Con todo ello, su peso se redujo hasta los 175 kilogramos.

Yamaha R1 1998 (imagen del construstor)
Yamaha YZF R1 1998 (imagen del constructor)

Un año después y con las nuevas reglamentaciones ambientales, la marca de Iwata incorporó a la joya de la corona un nuevo sistema de inyección, con lo que consiguió además, hacerla mucho más dosificable y fácil de usar. Algunos cambios estéticos y un nuevo sistema de aire denominado A.I.S, fueron suficientes, para mantenerlo en lo alto, hasta la llegada en 2003, de la que fue su sustituta.

La Yamaha YZF R1 marcó el camino a la nueva generación de deportivas venideras

A día de hoy en mercado de segunda mano encontramos unidades tanto de carburación como inyección, a precios más o menos coherentes, teniendo en cuenta la locura actual con este tipo de motocicletas noventeras.

Frontal Yamaha R1 1998 (imagen del construstor)
Frontal Yamaha YZF R1 1998 (imagen del constructor)

Con un poco de paciencia y comparando, podemos hacernos con alguna unidad en condiciones. Yo recomiendo buscar una unidad de inyección, ya que la filosofía de la moto es la misma, pero están pulidos todos eso detalles que en la versión inicial, la hacían una moto de manejo algo delicado.

Sea como fuere, estamos ante una de las motocicletas más revolucionarias de la historia y que aún hoy, más de 20 años después, sigue levantando la misma pasión, ante los que somos amantes de las deportivas.

 

Fuentes para datos técnicos: Wikipedia, La Moto ( 100- Agosto 1998 )

Audi Quattro cuarenta aniversario

El Audi Quattro representa la pasión de una marca por el mundo de los Rallye y como pudo gracias a el, conseguir la victoria a lo largo de casi una década. Hoy te contamos como fue su periplo y las versiones que componen la familia Quattro.

El tiempo pasa de manera inexorable y buena cuenta de ello, nos puede dar el protagonista de hoy, el Audi Quattro, que a pesar de entrar este año en la cuarentena, sigue manteniéndose como una leyenda viva del automovilismo, tanto en lo deportivo, por su impresionante palmarés, como a nivel usuario, donde en los 80, fue uno de los vehículos más anhelados por los aficionados al motor.

Audi Quattro serie 1
Audi Quattro serie 1

 

Ya en 1977 los ingenieros de la marca empezaron a plantearse la creación de un deportivo con tracción integral. Después de unas pruebas con un nuevo vehículo, que iría destinado al mundo de los Rallye con tracción delantera. Se dieron cuenta de las ventajas que tenía el combinar una carrocería deportiva con un potente motor, añadiéndole una tracción integral. De ahí nació lo que hoy conocemos por las siglas Quattro.

El Audi Quattro supuso e renacer de la marca de los cuatro aros en la competición 

El proyecto final se presentó en marzo de 1980 en el salón internacional de Ginebra. Audi desvelaba lo que sería su nuevo coupe destinado a competir en los Rallye. Con un motor de 2.1 litros y 5 cilindros, era capaz de generar 200 cv de potencia para el modelo de calle dado que la FÍA obligaba a las marcas a fabricar al menos 400 unidades matriculadas para poder homologar su homónimo de competición. Evidentemente la versión de Rallye contaba con otras especificaciones, llevando la potencia hasta los 350 cv aproximadamente y sustituyendo piezas de la carrocería y elementos mecánicos por otros de aleaciones muchos más ligeras.

Audi sport Quattro
Audi sport Quattro

No fue hasta 1983 cuando Audi consiguió el mundial de pilotos, uno año antes había logrado el de marcas, aunque en ese mismo 1983 un tal Walter Rorhl a mandos del Lancia 037, les robo la posibilidad de hacer doblete. A la postre, el considerado para muchos, mejor piloto de Rallye de la historia, terminó en las filas de Audi, consiguiendo numerosas victorias para la marca.

El Sport Quattro desarrollaba una potencia de 306 cv de potencia en su versión de calle

Así en 1984 con la llegada de nuevas normativas y por supuesto nuevos competidores, algunos como el delta S4, Audi tuvo que reinventarse en la competición y rizar el rizo para poder seguir dando batalla como hasta ahora, ¿La solución? . Pues básicamente coger a su querido Quattro y quitarle 25 cm entre ejes, además de potenciar su motor hasta los 500 cv aproximadamente.

Audi quattro salpicadero
Audi quattro salpicadero

De nuevo tuvo que crear una versión de calle para poder homologar el coche de competición. Un nuevo Quattro, esta vez bajo la denominación Sport Quattro, con nada menos que 306 cv y un peso por debajo de la tonelada. De este modelo en cuestión se fabricaron tan solo 214 unidades, de las cuales la marca se reservó 50 para pruebas y prototipos, con un total de 164 destinada para sus clientes. Uno de esos afortunados en poder tener una de esas unidades, fue Juan Carlos I nuestro rey emérito.

En su ultima versión de Rallye para el “grupo b”, el Audi Quattro S1e2 erogaba 560 cv de potencia

La última evolución del Quattro en competición es la versión S1. Este monstruo de 560 cv, fue el culmen a la trayectoria del modelo dentro de la competición, además de formar parte de los coches más potentes de la historia en el mundo de los Rallye. Hazañas como la subida al Pikes Peak a manos de pilotos como Walter Rorhl, le dieron la victoria durante tres años consecutivos.

Audi Sport Quattro S1 E2
Audi Sport Quattro S1 E2

A día de hoy cualquiera de las versiones del Audi Quattro, se ha convertido en un coche de culto. Desde sus primeras unidades de la versión de 200 cv, pasando por las 164 unidades de 306 cv y terminando por algunos de los coches que participaron en pruebas de Rallye. Los precios que pueden alcanzar, en general, no están alcance de la mayoría de los mortales.

En la actualidad un “simple” Quattro ronda los 35.000 euros. Su hermano el Sport Quattro, es casi imposible de encontrar a la venta, pero de hacerlo, sus precios pueden llegar incluso al medio millón de euro.

Lo que está claro es que este Audi Quattro, marcó un antes y un después en la competición y por supuesto, ha sido una referencia para muchas marcas, en el diseño y creación de sus automóviles.

 

Datos técnicos: Wikipedia, Top Gear.